¿Qué es la Filología? ¿Qué hace un filólogo? ¿A qué se dedica un filólogo?

¿Qué es la Filología? ¿Qué hace un filólogo?

Se puede definir a un filólogo como la persona que estudia las lenguas, así como textos manuscritos antiguos, a través del conocimiento de la cultura y el contexto histórico del tiempo en el que fueron escritos. Esto para interpretar de forma fiel el mensaje o las ideas que el autor quería expresar.

Es una disciplina que requiere de mucha constancia, paciencia y dedicación, debido al tiempo que demanda analizar, desde una perspectiva científica, un texto, manuscrito o un hecho histórico determinado. Sin embargo, también es gratificante, principalmente cuando se logra descifrar o interpretar obras antiguas que habían permanecido en silencio durante siglos o milenios, en espera de dar luces sobre hechos acaecidos en el pasado.

¿Qué es la Filología?

La Filología no solo se basa en el estudio de una determinada lengua, sino también de la cultura de los pueblos, así como en la época en la que se escribió algún texto. Además, se puede afirmar que este estudio profundo de las lenguas está hermanado con la hermenéutica.

La Filología es la ciencia de las lenguas, que estudia y analiza las culturas, su literatura y gramática, con el objetivo de interpretar de forma fiel textos antiguos para transmitir su mensaje y su intención original, con el respaldo de la cultura que los permea.

¿Cuál es la etimología de las palabras Filología y filólogo?

La ciencia de las lenguas, como algunos la denominan, tiene su raíz etimológica tanto en el latín como en el griego antiguo (philologia o φιλολογία) y hace referencia al amor por las palabras.

El origen de la Filología como ciencia data de tiempos remotos. Desde la antigua Grecia y Roma muchos pensadores e historiadores reproducían textos o mantenían la tradición oral de antiguos relatos, siempre preocupados por mantener de forma fiel las historias o sucesos relatados.

La Filología, en la actualidad, es una herramienta fundamental para comprender sucesos pasados en el marco fiel de los acontecimientos. A esto se debe la importancia que esta ciencia otorga a estudiar las culturas y la lengua, para realizar una construcción histórica de los hechos narrados. La clasificación de los idiomas, además del estudio de la gramática y literatura, es de gran importancia, ya que confiere al filólogo las herramientas necesarias para interpretar el mensaje que contiene cualquier texto.

¿Cuáles son las ramas o áreas de la Filología?

La Filología, también conocida como la ciencia del amor por las palabras, puede clasificarse en varias áreas de estudio, según la cultura en el tiempo, el idioma o de algún argumento importante que puede ser objeto de investigación a través de la historia, mediante obras literarias. Además, esta ciencia tiene la capacidad de identificar vínculos entre distintos idiomas y comparar textos originales y copias para establecer tanto autores como fechas.

Entre otras corrientes de la Filología, se pueden mencionar las siguientes:

  • Filología clásica: abarca el periodo de la antigua Grecia y el Imperio romano.
  • Filología inglesa: contempla el estudio de textos antiguos de la lengua inglesa en diversos periodos.
  • Filología hispánica: su objeto de estudio es la literatura y la gramática de la lengua española y su evolución a través de distintos periodos históricos.

¿Qué estudia un filólogo?

Un filólogo tiene un abanico de estudio muy variado que va desde lo general hasta lo específico. Debido a esto, puede interpretar los textos a través de sus conocimientos idiomáticos, literarios y culturales con el fin de descifrar el mensaje que el autor original quiso transmitir.

La Filología estudia el idioma, su estructura, la gramática en el tiempo, así como la cultura y su contexto a través de distintos periodos. Es una ciencia humana que ha permitido, a través de los milenios, comprender las etapas más importantes de la historia de la humanidad.

¿En qué puede trabajar un filólogo?

Con frecuencia se suele pensar que las carreras relacionadas con las humanidades no poseen un campo de trabajo amplio, no obstante, la realidad es otra. Un profesional en Filología puede desempeñarse en diversos cargos en editoriales, museos, periódicos, en el ámbito de la docencia universitaria, con idiomas extranjeros, asesoramiento lingüístico, corrección y edición de textos, entre otras ocupaciones, todo depende del amor y el entusiasmo del profesional para destacar, según el campo laboral de su especialización.